miércoles, 1 de noviembre de 2006

De la libretita concupiscente

Lujurias de bolsillo:

  • para disolver en agua y tomar un baño
  • para rociar en la ropa y salir a bailar
  • para sembrar en una maceta y esperar a la noche para saber qué crece
  • para esparcir entre las sábanas
  • para colgar como aretes que susurran
  • para la cafetera y esperar que el olor invada la casa
  • para las golosinas y ofrecer a las visitas
  • para separar las páginas del libro que se lee antes de dormir
  • para llevar a un viaje, entre las fotos de la cartera

1 comentario:

  1. where do you go? la lavadora chucuchucu: imagina no lavadora, no boligrafo,no metro. imagínate Nerval diciendo basta, me piro. Ya 602.000 en Irak. Ya radioactividad en sur de Líbano. Somos tantos como queramos llamarnos, y tan poco renombrados para morir solos, solos, sólo. Mierda. Estudio tale grandes hombres muertos que nadie conoce, que han muerto por algo que no les recuerda. Nadie habla de un nombre, sino de un mundo mejor, una piedra en este desierto donde todos hablamos sin conocimiento de causa ajena. Ya no digo, empatía, digo amor, digo amar. y una vez más serpientes y otros monstruos. ¿Biperina, la vida? tal vez, conditio sine qua non.

    bs!!

    ResponderEliminar