sábado, 4 de abril de 2009

245. Instrucciones del juego.


En la edición crítica de Rayuela publicada por ALLCA XX/Ediciones UNESCO, se incluye un apéndice con el Cuaderno de bitácora de "Rayuela"- logbook, o sea diario de navegación o cuaderno de trabajo, según lo denominó el propio autor-. Es decir, las notas de las que se sirvió Cortázar para ir construyendo la novela. Como podrán suponer, se encuentran ahí cosas bastante interesantes que ayudan a 'develar' niveles de lectura escondidos o no tan evidentes en la obra.

Voy a poner un ejemplo que me interesó porque en él coinciden varias ideas que me son familiares.

-Primero un fragmento de la novela:

"Acabo siempre aludiendo al centro sin la menor garantía de saber lo que digo, cedo a la trampa fácil de la geometría con que pretende ordenarse nuestra vida de occidentales: Eje, centro, razón de ser, Omphalos, nombres de la nostalgia indoeuropea.
Incluso esta esxitencia que a veces procuro describir, este París donde me muevo como una hoja seca, no serían visibles si detrás no latiera la ansiedad axial, el reencuentro con el fuste." (Cap. 2)

-Ahora notas en la Bitácora:

P.11
Curioso: en el fondo de la máxima poesía de este tiempo nace de la filosofía existencial.
¡Extraños avatares!
¿Por qué ha ocurrido esta muerte de la poesía-en-la-vida?
1)La demesurada centrifugación del hombre: radio, TV, Comet, Sputnik, high fidelity, cinemascope, etc. En vez de enraizarnos (que es actitud, búsquda y logro de poesía), en vez de buscar el Centro (Eliade*), nos extendemos en mancha de aceite, nos trivializamos.
Un poema exige siempre una solidarización momentánea para una confrontación. Preferimos asistir a las confrontaciones de los héroes de las novelas y del cine.
2)La "kitsch", la desaforada conquista de la masa por el capitalismo en su última carrera. La élites mismas sucumben a las formas más altas: long play, la Dauphine que nos devuelve al bosque y a la Arcadia de week end. La lectura de los poetas es un "lujo" más, no ya una operación nocturna y grave como la entendían los románticos.
O sea que el occidente sigue su tradición helénica de racionalismo, Apolo gana hoy este round de su
P.13
lucha secular con Dionisos**. Pero el hombre es mucho más que el Occidente. Por no querer aceptarlo, el Occidente se está suicidando. La muerte de la poesía es una de sus necrosis.

P.D. Poésie pas morte! Claro que no. "Mientras el mundo --- habrá poesía!" Tampoco han muerto las ballenas, los leones, los basilos de Koch y las espiroquetas pálidas. Y sin embargo ya casi no cuentan...
La muerte, aquí, es una resultante estadística: la poesía vuelve hoy a la dimensión de género literario que tuvo en sus peores épocas. El ciclo real parece haberse cumplido.
 Pues bien, ahí tenemos la lectura 'detrás del telón'. Un Cortázar que medita sobre la muerte de la poesía (entre otras cosas) tomando a *Eliade, **Nietzsche y muy probablemente Sartre como referencias en un alquimia por demás curiosa; y por otro lado la expresión -valga la palabra- poética, en la reflexión de Oliveira del capítulo 2.

4 comentarios:

  1. A veces pienso que Cortázar era una especie de ingeniero de la literatura. Lo mismo que hay ingenieros de caminos, de puentes, informáticos, etc., él era un ingeniero literario.

    ResponderEliminar
  2. ¡Me gusta el concepto! Julio Cortázar, ingeniero literario.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Tengo unas ganas terribles de leer ese libro, mi profesora de lengua no paraba de hablar de él, y quisiera saber por qué marca tanto a la gente.. a ver cuando me hago con un ejemplar.. pero ¿qué tiene tan especial?

    ResponderEliminar
  4. Fidel, gracias por la visita. Decir qué es lo especial en Rayuela no es realmente fácil, pero podríamos decir que es su originalidad y complejidad, además de haber roto con muchas ideas sobre lo que 'debía' ser una novela.
    Digamos que al menos con Rayuela, uno no se puede quedar sin una opinión, simplemente te gusta o no.

    ResponderEliminar