lunes, 18 de agosto de 2008

193. Sombra ظل

Foto: Sharif Bujanda

Es probable que todos, en algún momento, hayamos soñado que "algo" nos perseguía. Generalmente no sabemos con exactitud qué o quién es, de hecho es probable que no lo veamos y si acaso tiene cuerpo, no le veamos la cara.
A este personaje Jung lo llamó "la sombra" (der Schatten) y que representa básicamente aquello que el Yo consciente no reconoce como propio. Es decir, es nuestra parte "obscura", a la que relegamos porque no forma parte de la imagen ideal o encumbrada que nos hemos hecho de nosotros mismos, o que buscamos ser.
Esta parte no necesariamente tiene aspectos siempre negativos y Jung opina que sólo se vuelve peligrosa cuando no le prestamos la debida atención.
El negar o relegar ciertos aspectos de nosotros mismos, lejos de ser benéfico resulta perjudicial. El detalle está en trabajar esos aspectos que nos desagradan o icomodan de nosotros mismos, pero nunca en guardarlos en los calabozos del inconsciente, pues tarde o temprano nos perseguirán para reclamarnos.

3 comentarios:

  1. Hola amigo Sharif. Me gustó esta reflexión psicológica de madrugada... Ciertamente creo que la clave está en pulir o trabajar esas cosas que no nos gustan de nosotros mismos, en lugar de esconder esos defectillos.
    Un placer pasar por aquí. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Lo más peligroso de esa sombra, es que golpea justo cuando nuestro estado emocional es más vulnerable. Ahí es cuando realmente hace daño y deja secuelas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. complicado esto de la sombra
    ciertamente hablar sobre ello, sea el primer el paso que debamos dar, pero si con sólo reflexionar se solucionara el problema, no crearíamos las sombras y no las guardaríamos tan dentro.
    Solucionar sin dejar "pesos" atrás será sin duda lo mejor, resolver... y cuando no se puede, o no se sabe?, pararse o seguir?
    Besos

    ResponderEliminar