domingo, 18 de enero de 2009

231 Exilio en bolsitas de té

Tengo el sabor del exilio en los labios y desde entonces no se me ha quitado la sed.
Tengo una parte del exilio que robé, en lugar de cortar tus cabellos para llevármelos.
Lo cierto es que somos navegantes de mares infinitos e inconclusos.
Lo cierto es que somos mares infinitos e inconclusos.
Y hacemos pausas para ver cómo se ocultan o salen el sol y la luna.
Y recordamos un poema, o la hoja de una novela, o una carta escrita a mano.
Porque un día hemos de contar esas historias.
Porque un día llegaremos a donde no se siente frío.
Guardemos el secreto, como dos adolescentes que juegan a quererse.

1 comentario:

  1. "Guardemos el secreto como dos adolescentes, que juegan a quererse"... encantador este post de recuerdos y nostalgias... Un beso

    ResponderEliminar