jueves, 11 de junio de 2009

253. Entre bosques y océanos

En mi ventana hay un bosque en miniatura, y al fondo una iglesia rusa de madera, con iconos pintados en la fachada. He puesto mi escritorio frente a dicha ventana, la abro y veo llover. Desde pequeño me han alegrado los días lluviosos y aquí los tengo por montones en cualquier época del año. El mar que antes tenía era una invitación a partir en una búsqueda; la tierra mojada y el agua que cae entre los árboles es una invitación a quedarse. Creo que hay personas excepcionales que pueden ser ambas.

4 comentarios:

  1. Buenas Sharif:
    Poéticas vistas te acompañan...
    tienes mucha suerte si te gustan los días lluviosos ( a mi suele darme el bajón).
    Llevo un buen rato dandole vueltas a la última frase, por ver si me había encontrado con alguien así...
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Me resultan unas vistas de lo más inspiradoras. Para relajarse y dejar que las musas te dicten el camino.
    Salu2

    ResponderEliminar
  3. Ver llover es bonito, pero también ver salir el sol. En definitiva, los cambios, lo que es siempre igual me aburre... jajajajaja, pienso igual que Tequila: llevo dándole vueltas a la última frase por si me había encontrado también con un ser similar, jajajaja. Es bueno!!!
    Besos mojados

    ResponderEliminar
  4. esos aromas me remontan a aquellos años en que todo era sencillo y sin que preocuparme !! gracias por los recuerdos

    ResponderEliminar