lunes, 8 de marzo de 2010

285. X-files 001: Maquiavelo en versión judeo-húngaro-estadounidense

"Por más de tres décadas, [Milton] Friedman y sus poderosos discípulos perfeccionaron su estrategia: esperar una crisis de gran envergadura, y mientras los ciudadanos se encuentran todavía en estado de shock, vender el Estado, pedazo a pedazo, a los intereses privados..." -Naomi Klein La doctrina del shock
Para cuando la gente 'común' se percata de lo sucedido, las 'reformas' están ya hechas y son irreversibles como la privatización de las escuelas públicas en Nueva Orleans después de Katrina. Friedman, por cierto, fue galardonado con el 'Nobel' de Economía, para que se vayan dando cuenta del estado de las cosas.
Y ahora que hay desastres por todo el mundo, los discípulos de éste señor deben estar ocupadísimos...

5 comentarios:

  1. Una entrada perfecta en el sentido de que es clara, concisa, incisiva, directa y creo que dice una verdad como un templo. Claro es que ahora los Premio Nobel no son lo que eran... ya ves tú el Premio Nobel de la Paz los méritos que ha hecho para merecerlo...
    Privatización, parece ser la única receta, así "nos luce el pelo". Besos
    p.d. me alegra verte (quise decir, leerte)

    ResponderEliminar
  2. Me gustaría saber por qué citas a Maquiavelo en esta entrada. A fin de cuentas él no dejaba los asuntos públicos en manos de particulares ni en caso de guerra.

    ResponderEliminar
  3. Estaba pensando más en aquello de "hacer todo el mal de una vez" y aunque tienes razón en puntualizar eso, sabemos también que llamar a alguien Maquiavelo o maquiavélico no necesariamente tiene que ser ajustándose al pensamiento de Nicolás Maquiavelo, sino es simplemente una manera de hablar, como cuando llamamos a alguien Quijote, por ejemplo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Ok, ok, era simple curiosidad. Me había llamado mucho la atención que apareciera el nombre de Maquiavelo junto a una crítica hacia los que dejan -para el provecho de unos pocos- los asuntos de "la república" en manos de particulares, por así decirlo.

    Será que anda mucho Quijote suelto.

    ResponderEliminar