viernes, 3 de septiembre de 2010

310

Algunos parecen están a la altura de sus circunstancias, pero solo unos pocos saben que las circunstancias pueden estar a la altura de su voluntad.

2 comentarios:

  1. Se suele decir que a nadie se le ofrecen circunstancias que no estén a la altura de sus posibilidades, y aquel clásico de que "Dios aprieta pero no ahoga", pero tal y como tú lo planteas hasta parece más llevadero.
    Un beso,
    Marta

    ResponderEliminar
  2. Nada más para que veas cómo me vieron

    http://compartir.blogspirit.com/

    ResponderEliminar