sábado, 18 de septiembre de 2010

311. Esta mañana.

No sé nada de poesía quizá porque pertenezco a una generación que no habla muy bien ese idioma.
Escribí, cuando era adolescente, algunas líneas mal versadas y seguramente desafortunadas. Líneas tristes sin duda, y siempre con lluvia dentro.
Líneas tontas quizá, y hermosas como puede ser un espíritu que descubre camino a pasos inseguros.
Hay días que me recuerdan eso, y siempre llueve en ellos. Quizá también por eso me fui a París, por la lluvia omnipresente, un tanto triste, y también algo dichosa. Tal vez por eso en el Verano huyo, como las nubes.
En mi ciudad en cambio, en ésta época, hay chubascos y colores por doquier. Se oye música inesperada y ronda un caos apenas contenido muy de los que somos de aquí.
Amaneció lloviendo y recordé que guardo un par de libros en esa lengua que mi generación no comprende bien, pero que saben decir porqué tu y yo estamos tristes esta mañana y también contentos, pues nos tenemos, aunque de vez en cuando caminemos con pasos inseguros por el miedo a naufragar.

1 comentario:

  1. Si me permites el comentario, esto que escribiste hoy es poesía.
    Un abrazo, ahora que parece que estamos mas lejos que antes.

    ResponderEliminar