miércoles, 7 de mayo de 2008

162. Moleskine

foto: Sharif Bujanda
Creo que en parte por herencia de mi madre, tengo un gusto especial por los cuadernos, lápices, plumas, tintas y ese tipo de cosas.
El otro día entré en la papelería frente a la universidad y me encontré con esos cuadernitos que tienen una banda elástica. Son muy prácticos para llevar y tomar notas. Algunos colores me parecieron muy bonitos, chillones, para ser francos, pero lindos. Me compré uno naranja.
Después me enteré que a estos cuadernos se les llama "moleskine" y son todo un objeto cliché.
Dicho nombre incluso está registrado por una marca italiana, que proclama que éste estilo de cuadernos ha sido usado por Van Gogh, Hemingway y Céline, entre otros. En realidad cualquier cuaderno de notas con un una cinta pudo haber sido usado por ellos.
Moleskine es un tipo de tela sintética con la cual estaban cubieros los cuadernos que usaba Bruce Chatwin en sus viajes y que compraba a un señor en París.
Es como el fenómeno Kleenex, pero al contrario: Por extensión llamamos kleenex a todos los pañuelos desechables. Chatwin llamaba moleskine a sus cuadernitos y después alguien registró el nombre (y no fué el señor que se los vendía en París)
Hoy claro, los cuadernos de esa marca son caros pues son "los originales", pero por extensión llamamos "moleskine" a cualquier cuaderno de notas con las siguientes características:
1) Son ligeros y tienen un tamaño regular para poder caber en la bolsa. (como una cartera, pero larga)
2) Sus tapas son flexibles (lo cual permite abrirlos totalmente) y están cubiertas de un material sintético que los protege.
3) Tienen hojas libres de ácido.
4) Tienen una cinta elástica del lado derecho para mantenerlos cerrados.
5) Tienen un folder plegable al final (pegado a la tapa, por dentro) donde se pueden guardar papeles y pequeñas chucherías.
Y bien, ahora que sabemos cómo se llaman esos objetos-cliché, podemos seguir con nuestra vida.

1 comentario:

  1. ¡curios post!. No dejas de sorprenderme, resulta que, por supuesto, no conocía el nombre de estos cuardenillos, es más, no había ni reparado en ellos, la verdad... curiosa explicación e idea de dedicar un post a tales objetos.
    Me gusta mucho ese final chistoso:... ahor a que conocemos el nombre de estos cuadernillos, YA PODEMOS SEGUIR CON NUESTRAS VIDAS... jeejejejjeje.
    Muy bueno. Besos

    ResponderEliminar