jueves, 8 de noviembre de 2007

Matando genios

Bach y Haendel padecieron de ceguera progresiva, las razones médicas no las conocemos, pero sabemos que un tipo llamado Taylor, "cirujano ambulante", intervino quirúrgicamente a los dos y con ambos fracasó. No solo no curó su ceguera, sino que ambos genios murieron como consecuencia de la ineptitud del inglés.
Me pregunto en qué circulo del infierno hubiera puesto Dante a semejante idiota...

1 comentario:

  1. ya vez nos vamos a quedar ciegos pa la madre todo por ser genios q mal pedo es el costo de ser genios y de paso coger de ves en cuando puta madre ya ni pedo jaja

    ResponderEliminar