miércoles, 5 de diciembre de 2007

cafe III

Para mi hermano Hafid,
por compartir en una taza los sueños.

Amigo mío,
¿qué hacemos aquí viendo pasar nuestros anhelos?
¿Por qué nos sentamos aquí cada semana a hablar
de ciudades lejanas, de sueños errantes?
¿Cuándo aprendimos a beber en nuestro café amargo
los desconsuelos y las traiciones?
Dime una vez más si la encuentras
en el asiento de mi taza,
o mejor no me digas,
y ¡pide que se la lleven!
Dime si volveremos a sentarnos aquí,
mi amigo, tan solo a tomar café.

1 comentario:

  1. Che primo grazie pro dedicarme el post del dia de hoy carajo ... aun sigo viendo pasar alguno anhelos , y mi cafe amargo aun se ven las traiones y el desconsuelo pero como cada semana aun voy a ese cafe siempre fiel a la cita semanal para no varia como que me aferro a algo q no se que es pero el cafe esta igual de amargo y lleno de todos ingredientes q lo hacen asi ???? se te agradece por compartir tantan cosas frente una taza de cafe y enseñarme muchas cosas y retomar el habito de escribir nos vemos y un abrazo q te sea leve el dia

    ResponderEliminar