miércoles, 23 de enero de 2008

119. Ulises o Eneas



Hay ocasiones en nuestra vida, en las cuales debemos decidir si ser como Ulises o como Eneas, y es que el segundo no es solo una copia latina del primero, sino que en escencia son muy distintos:
Ulises (Odiseo, en realidad) salió de Ítaca para conquistar Troya, para cubrirse de gloria. Fueron su astucia, por la que siempre fue famoso, su perseverancia, e incluso su obstinación, las que le permitieron el regreso. Se dice que fue él quien pensó en la argucia del caballo, ese objeto que logró lo que todos los héroes de la Iliada no pudieron: terminar con la larguísima guerra.
En Ulises solo cabían dos posibilidades: regresar o morir en el intento, y ya sabemos que a pesar de todo, y de todos, incluso de los dioses, volvió a su país, a su casa, a su esposa. En el fondo, Ítaca simpre fue lo único real para él.
Ulises es el hombre que encuentra la inmortalidad como héroe del regreso.
Eneas salió de Troya huyendo, en aquella noche funesta, en donde todos agotados y felices dormían por fin, pensando que habían ganado, que todo había terminado. Su madre Afrodita le dijo que huyera, pues ya no valía morir como un buen troyano, porque Troya ya no era más.
Ya alguna vez en batalla, estando herido, tuvo una revelación: No podía morir. Y no cabía esa posibilidad porque le estaba reservado otro futuro. Y es ese futuro desde el cual habla Virgilio, quien al escribir para Augusto la Eneida, encontraba una semilla heróica, mítica, de la grandeza de Roma. Los miembros de la familia Julia se decían descendientes de Eneas y por lo tanto, también de Afrodita.
En la huída perdió a su esposa e hijo, perdió su ciudad, lo perdió todo, menos el futuro. Para él no había Ítaca, no había Penélope.
Solo muere como hombre cuando ya ha cumplido con su cometido y ha fundado una nueva estirpe. Pero para entonces ya es inmortal, es el héroe que encuentra la vida eterna alcanzando su futuro, creando de la nada.
Ítaca y Roma se convierten en metáforas de futuro para nosotros que si somos mortales, Eneas y Odiseo son imágenes de nuestro presente y de los caminos que decidimos tomar.


3 comentarios:

  1. Demasiado profundo para ser solo mitad de semana ja,ja,ja, pero bueno,... es cierto, cada quien labra su propio futuro.
    Besos
    Ma

    ResponderEliminar
  2. Demasiado profundo para ser solo mitad de semana ja,ja,ja, pero bueno,… es cierto, cada quien labra su propio futuro.
    Besos
    Ma

    ResponderEliminar
  3. creo q siempre ahi q morir en el intento por la lucha de nuestros ideales sean los que sean y a pasar de todo y de todos al menos eso creo total solo se vive una vez y por lo menos ahi q hacer lo q mas nos plasca con tal de obtener lo que queremos y nuestros ideales o no al fin de eso se trata la vida vivirla

    un abrazo mi hermano y grazi por darme q pesan como siempre tu profundidad me soprende cada vez mas jajja un brazo q te sea leve estos dias y buen fin de semana ciao

    ResponderEliminar