lunes, 28 de enero de 2008

120.

Ha de ser que uno ve las cosas según los cristales con los que decide andar por la vida, es como ir a la óptica y comprarse unos Ray Ban con cristales de complejo de superioridad, o unos Dolce & Gabbana y ver la vida siempre rosa.
Quizá tenemos diferentes juegos de lentes según la ocasión o a veces nos olvidamos de quitarnos los ahumados y vemos todo gris. En ocasiones es que no nos los queremos quitar.
A mi los que me resultan bien son los de la ironía sabrosa y sana (o tal vez no tanto), esa que se comparte y hace reír a más de uno (digamos que generalmente a dos). Acepto que es facil confundirlos con los del sarcasmo y entonces dejan de tener chiste.
Será que con la montaña de pendientes y que solo he dormido un par de horas en días, había que ponerse alguno de esos lentes y decidí ponerme los que me tienen de buen humor todo el día, con una sonrisa un poco, -solo un poco- maligna, pero es que menos, ya era pedir demasiado.

3 comentarios:

  1. Buenísimo, ja,ja,ja.
    Tienes razón, hay tantos modelos,... que a veces también es útil en algunas ocasiones tener unos de tuerto ja,ja,ja...

    Besos

    Ma

    ResponderEliminar
  2. jajaja como simpre tu cmentario acertado pero yo siempre traigo puestos los oscuros del sarcasmo y los de la ironi aparte son geiaes por que la mayoria de la gente no entiede esa clase de humor y siempre los sacas de sus casillas y de onda no !!! jajaja y tu traer los e la ironia cuando no te creo cuando fue eso jajaja en fin un abrazo y tu da sea bueno ciao

    ResponderEliminar
  3. Las montañas de "pendientes" y no dormir, si te hacen ver las cosas muy muy "diferente" , seguro. Pero... no será miopía?
    Lo que seguro que seria genial es verlo como lo veas en cada momento y aceptarlo. Aunque quizás algunos nazcan sin al opción de ahumados o sin ... agssssss hay demasiadas opciones... habrá la opción de envidia sana? Me "saqué" mis "pendientes"... hasta la próxima claro. Unos días de descanso...tú tienes los de la envidia sana?

    ResponderEliminar