viernes, 13 de febrero de 2009

238.1 Yo nunca me enamoré de la Maga



Hace un par de años, de visita en Paris, mamá y yo acompañamos a mi hermano a Père Lachaise para que viera la tumba de Jim Morrison. La encontramos después de dar vueltas entre tumbas de ilustres y desconocidos, incluida la de Oscar Wilde y su angel modernista cubierto de besos. Recordé a un arqueólogo que dejaba de ofrenda cigarrillos para no perturbar a los muertos cuando se disponía a hacer su trabajo en enterramientos, y le sugerí a mi hermano que al Rey Lagarto bien le podía agradar una ofrenda como esa. Después de ahí nos fuimos al aeropuerto.
Todo esto viene a cuento porque París está llena de extranjeros, y los cementerios no son la excepción, esta ciudad tiene muertos geniales -literalmente-.
En Montparnasse está enterrado Julio Cortázar, y ayer hubiera sido un buen día para visitarlo y quizá, también dejarle un cigarrillo, ahora que se cumplieron 25 años de su muerte. 
Pero la relación del escritor argentino y Paris es mucho más profunda que su tumba, valga la expresión. Su obra está llena de ésta ciudad, una ciudad verdadera e imaginaria que por un lado construyen la Maga y Oliveira, y por otro, era el lugar del exilio para Cortázar y muchos otros que huían de las dictaduras en Latinoamérica.
Rayuela tenía su lugar en el asiento trasero de mi auto cuando iba a la universidad, porque siempre estuvo mejor ahí que en el librero. La leí de una y otra forma, en voz alta y en voz baja y también hice que me la leyeran. Acumuló más historias de las que ahí estaban escritas e incluso, a manera de separadores tenía postales y papelitos de aquí y de allá.
Un día la regalé con todo lo que estaba dentro.
Y otro día, viviendo en el Medio Oriente, recibí una nueva por correo. Y la volví a leer, ya en 'el exilio'.
Ahora que estoy en Paris me encontré con la ironía de haber dejado aquella otra Rayuela en el librero, del otro lado del Atlántico.
Será que como el río, Rayuela nunca es la misma.

4 comentarios:

  1. Imposible es volver a leer dos veces el mismo libro.
    Pues sí que ha pasado tiempo desde que murió Cortázar. A mí me pasó volando.

    ResponderEliminar
  2. No cabe la menor duda que es un placer leerte…
    ¡¡¡Que tu pluma nunca pare!!!
    ¡¡¡Gracias!!! por inmortalizar nuestros recuerdos en tu corazón.
    Besos
    Ma

    ResponderEliminar
  3. París está llena de muertos ilustres y de olor a crepes... es una ciudad mágica y tú nos la acercas en forma de libro que viaja en el asiento de atrás. Me gusta lo que nos has contado, Sharif. Aún tengo pendiente la lectura de Rayuela y mira que las letras latinoamericanas son mis preferidas, ahora seguiré tu consejo y leeré este libro, no sé si tantas veces o de tantas formas como tú, pero lo haré.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. como siempre me dejas algo para stos dias investigare un poco mas de el me agrado bueno nos vemos hermano que te sea leve la semana no t eh visto x el msn o gmail asi q no t pierdas mucho x cierto pasame tu dir d paris x mail ya q en cuanto salga una serie q estoy viendo x tv t la mandare sta d pkm es igual d mafia asi q bueno nos vemos ok cuidate mucho y no dejes d scribir ciao

    ResponderEliminar